Cómo dejar de recibir llamadas y mensajes publicitarios: así puedes apuntarte a la lista Robinson

Cada vez es más normal recibir decenas de correos publicitarios que, realmente, poco importan para el que los tiene que leer. No deja de ser una práctica de marketing invasivo, que llega hasta a molestar al que tiene que ver como su bandeja de entrada está llena de mensajes promocionales. Lo que muchas personas desconocen es que, legalmente, este problema tiene fácil solución.

Por este motivo, nace la Lista Robinson, un servicio gratuito de exclusión publicitaria, a disposición de los consumidores, que tiene como objetivo disminuir la publicidad que reciben. El fin de esta herramienta es evitar promociones intrusivas de empresas a las que el usuario no haya dado su consentimiento para que le envíen publicidad; tanto por teléfono, como por correo postal, correo electrónico y SMS.

¿Cómo puedo apuntarme a la Lista Robinson?

En este servicio se puede inscribir, de forma voluntaria y gratuita, cualquier persona que lo desee. No obstante, en el caso de los menores de 14 años, será necesario que lo realicen sus padres o tutores.

Para apuntarse solo es necesario pulsar el botón “APÚNTATE EN LA LISTA” del portal electrónico de la entidad. Tras cumplimentar un formulario, el usuario recibirá un correo electrónico con un enlace para verificar su registro.

Una vez hecho esto, solo quedará especificar los canales por los que no quieres recibir publicidad, como el número de teléfono o la dirección de correo electrónico.

Una vez me apunte, ¿no volveré a recibir publicidad?

Hay que tener en cuenta que la inscripción puede tardar en ser plenamente efectiva hasta dos meses, ya que es posible que los datos del usuario ya estén siendo utilizados por alguna campaña comercial en ejecución.

Por su parte, si una entidad o una empresa desea enviar publicidad personalizada a una persona que no ha dado su consentimiento expreso para ello, tiene la obligación legal de consultar la Lista Robinson y, si estuviese inscrita, no podría hacer el envío publicitario.

Por otro lado, en caso de haber dado consentimiento para que una empresa concreta envíe sus promociones, el usuario tendrá que enviar a esta compañía una solicitud de revocación del consentimiento. De no ser así, la Lista Robinson no puede frenar el envío publicitario.