El Banco de España predice una rápida conversión del ahorro en consumo tras la pandemia

Los hogares han sido precavidos con el gasto durante el año de la pandemia, que ha supuesto para España la mayor crisis económica desde la Guerra Civil. Pero el temor al impacto económico del Covid empieza a desvanecerse y el consumo de los hogares prepara los motores para un repunte inmediato una vez que se supere la emergencia sanitaria y se eliminen las restricciones para contener los contagios. Una agilidad novedosa frente a otras recesiones tras las que el gasto siguió contenido.

Estas son las conclusiones de un artículo publicado el viernes por el Banco de España, en el que analiza la recuperación del consumo en 2021 a partir de las expectativas de los consumidores y en el que se prevé que la bolsa de ahorro acumulada por las familias durante la crisis se transforme “en los próximos trimestres” en una aceleración del consumo privado que tendería a compensar el retroceso observado durante la pandemia.

“En el caso concreto de los consumidores, el mecanismo de los ERTE, las moratorias crediticias y el mantenimiento de condiciones financieras muy favorables no solo habrían fortalecido las rentas y la posición patrimonial de estos agentes, sino que además habrían afianzado su confianza en un rápido repunte de la economía”, detalla la publicación.

Estas políticas económicas, según el organismo que gobierna Pablo Hernández de Cos, han contribuido a que a medida que ha avanzado el control de la pandemia, los hogares perciban de forma transitoria el shock originado por el Covid, a pesar de que a principios de la crisis haya afectado de forma súbita e intensa a la confianza de los consumidores.

En los dos primeros trimestres de 2020, el indicador de confianza de los consumidores, elaborado por la Comisión Europea, sufrió el mayor descenso de la serie histórica, superando incluso el registrado a comienzos de la crisis financiera global de 2009, de acuerdo con el Banco de España.Pero los procesos de adaptación a la pandemia y de las medidas introducidas para contenerla han mejorado, mes tras mes, las expectativas de los hogares acerca de la evolución de la economía. En estas, se incluye la adopción del teletrabajo y el impulso del comercio online, que permitieron que la actividad económica se resintiera en menor medida.