El dinero del bono térmico se está retrasando: ¿cuándo se cobrará?

El bono social térmico, el programa de ayudas para los gastos térmicos referidos al uso de la calefacción y el agua caliente y destinado para los consumidores más vulnerables, se está retrasando en muchas de las comunidades autónomas. 

El pago debería haberse realizado durante el primer trimestre de 2020, pero muchos consumidores aún no han recibido la ayuda, la cual se concede de forma anual y automáticamente a los beneficiarios del bono social eléctrico a 31 de diciembre.

Esta ayuda se debería recibir en la cuenta corriente del beneficiario durante los tres primeros meses del año siguiente, por lo que el 31 de marzo de 2020 era la fecha máxima para que los consumidores recibieran el bono social térmico.

Sin embargo, ya en la recta final del 2020, todavía no se tienen noticias de que esta ayuda vaya a llegar a muchos de los beneficiarios, los cuales suman en total más de 1,2 millones de hogares.

Ya durante el año 2019, cuando se debería de haber cobrado el bono social durante el primer trimestre, el pago se retrasó hasta finales de año, es decir, lo mismo que ha sucedido esta vez. La diferencia es que, la vez anterior, era la administración central la encargada de la gestión y, ahora, lo es cada una de las comunidades autónomas.

¿Cómo es el proceso de pago?

La gestión del bono social pertenece a las diferentes comunidades autónomas, sin embargo, es el Estado el que tiene que transferir a cada una de ellas el dinero necesario para hacer los pagos.

Una vez que la comunidad autónoma tienen el dinero, debe pagarlo mediante transferencia bancaria a la cuenta del titular del suministro eléctrico, una tarea que puede complicarse. Algunos usuarios pagan sus recibos directamente a la compañía, sin domiciliación bancaria, mientras que otros pueden haber cambiado de banco en los últimos meses o haber modificado el titular del suministro.

Así, son las comunidades autónomas quienes deben comunicar estos pagos a los beneficiarios para que confirmen las cuentas donde van a recibirlos, de tal modo que se aseguren de que se hagan correctamente en esas situaciones especiales.

A día de hoy, solamente dos comunidades autónomas han comenzado el proceso y han creado un servicio para solucionar el problema de comunicar una cuenta bancaria cuando no dispone de ella la administración. Estas dos comunidades son Cantabria y Galicia.