El Gobierno quiere prohibir la venta de mascarillas con válvula

Consumo tiene previsto prohibir la comercialización de mascarillas higiénicas con válvula de exhalación o antiretorno, que permiten que el aire exhalado escape de ellas, ya que su uso previsto es minimizar el intercambio de partículas del aire exhalado o la proyección de gotas respiratorias. Esas gotas respiratorias se producen cuando el usuario respira, habla, tose o estornuda, según señala el Ministerio de Consumo en el borrador de la orden por la que se establecen los requisitos de información y comercialización de las mascarillas higiénicas.

Este borrador ha sido ha sometido por el ministerio a información pública, un trámite que se ha reducido a siete días por razones de urgencia, según fuentes del departamento. Tras apuntar que no podrán comercializarse estas mascarillas con válvulas, la orden añade a continuación de que “en caso de que su uso previsto sea otro, deberá aclararse en la etiqueta de forma destacada”.

Según el borrador, estos son algunos de los requisitos para la comercialización de las mascarillas higiénicas:

– Solo se podrán comercializar mascarillas higiénicas que sean seguras y se deberá evitar que su composición impida o dificulte la respiración.

Ni los materiales que entren en contacto directo con la piel, ni las sustancias susceptibles de ser inhaladas debe suponer un peligro ni causar molestias, irritación efectos alergénicos y otros efectos adversos para la salud.

– Las mascarillas deben estar exentas de bordes o elementos punzantes o cortantes que pudieran producirse, por ejemplo, con el uso de grapas o similares para la conexión de las partes.

– Los “cobertores faciales”, como también se les llama, que incorporen en su composición sustancias o mezclas químicas deberán garantizar su seguridad, teniendo en cuenta el uso previsto. Es decir, deberán tener en cuenta la zona de contacto del producto, su posible inhalación, la población de destino o el tiempo de exposición.

– Si las mascarillas higiénicas son destinadas a la población infantil, deberá cumplirse escrupulosamente con la normativa de seguridad, especialmente en lo que se refiere a cordones y cuerdas ajustables en sus ropas: los arneses que sirven para la sujeción a la cabeza para las mascarillas deben poder sujetarse sin generar nudos, extremos libres o elementos tridimensionales.

– Las mascarillas deben ajustarse de forma correcta a la cara y la nariz para evitar que se desplacen cuando se usen y deben garantizar que el sistema de sujeción sea lo suficiente resistente para soportar la tensión del uso habitual sin romperse.

– Antes de su uso, deberán envasarse de tal forma que estarán protegidas contra cualquier contaminación.

– Todos estos requisitos los tienen que cumplir las higiénicas, pero además las que son transparentes o tienen algunas zonas transparentes para permitir una lectura labial deberán cumplir otros:

– Los materiales deberán ser suficientemente transparentes y diseñarse de forma que se pueda leer en los labios perfectamente.

– En caso de estar compuestas por materiales que no permitan el paso del aire inhalado o exhalado, deberá realizarse una evaluación de riesgos para asegurarse de que el producto no obstruye la respiración o provoca algún riesgo tras un uso prolongado.