La basuraleza, un problema que hay que cortar de raíz

BY JENNIFER VELASCO RUIZ

La basuraleza es otro de los grandes problemas que ha generado el ser humano. Es por ello que resulta fundamental que no concienciemos para frenar esta situación.

Desde la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el planeta ha perdido 178 millones de hectáreas de bosque en los últimos 30 años.

Si a eso le añadimos que los bosques albergan más del 80 % de todas las especies de flora y fauna, puedes hacerte a la idea de la magnitud del problema.

Basuraleza: un término que debemos erradicar

Ante esta situación la ONG ambiental SEO/BirdLife junto a Ecoembes sacaron adelante el Proyecto Libera, que actualmente cuenta con una nueva edición en marcha de la campaña de conciencia ciudadana ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’.

Desde el 12 al 20 de diciembre se celebrará esta cuarta edición en la que Libera espera contar con nuevos voluntarios para retirar los residuos de estos entornos.

El Proyecto Libera nació en 2017 y tiene como objetivo crear puntos de recogida de basuraleza en los entornos terrestres.

Para las recogidas de la cuarta edición van a seguirse todas las medidas de seguridad y recomendaciones de cada comunidad autónoma y/o municipio.

Esta campaña tiene como fin recoger datos de los residuos que se encuentre para poder plantear nuevas estrategias que sean más eficientes y efectivas para erradicar este gran problema medioambiental.

Una campaña para conseguir la movilización ciudadana

“Para generar conocimiento científico sobre el problema de la basuraleza es necesario recopilar un gran volumen de datos aplicando una metodología compleja”, explicó Miguel Muñoz, coordinador del Proyecto Lobera de SEO/BirdLife.

La app móvil ‘eLitter’, desarrollada por las asociaciones Paisaje Limpio y Vertidos cero en colaboración con Libera, servirá de ayuda a los participantes, pues a través de ella caracterizarán la basura encontrada.

De esta forma, Muñoz comentó que “gracias a la tecnología actual, con una simple APP podemos llevar la ciencia a la ciudadanía y formar un ejército de voluntarios que en sus salidas a estos espacios naturales localicen y caractericen los residuos

Posteriormente, dichos datos recabados sobre la basuraleza, se integrarán a la base de datos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECORD).

Además, se sumarán los datos a los objetos ya caracterizados y que Libera ya tiene recopilados en su ‘Barómetro de la Basuraleza’.

En la edición del 2019 se consiguió caracterizar uno 35.000 objetos que estaban abandonados en zonas con actividad humana, como son los parques, merenderos, caminos o riberas.

Esto fue posible gracias a las batidas de datos y de limpieza que se realizaron en 168 puntos diferentes del territorio español.

Libera concluye el año con una última campaña de movilización ciudadana, pues en el mes de septiembre-octubre tuvo lugar ‘1m2 por las playas y los mares’, donde se consiguió caracterizar 4,6 toneladas de basuraleza y 20.500 objetos.

Los ecosistemas cuentan con un nuevo y peligroso decorado: la mascarilla

La crisis sanitaria ha dado lugar a que las mascarillas pueblen ríos, bosques y mares, y ante esto, debemos actuar con responsabilidad, porque somos nosotros los primeros que podemos frenar esta nueva generación de residuos.

Es por ello que desde las diferentes ONG ambientales recomiendan usar mascarillas reutilizables pero que sigan las normas y recomendaciones publicadas por el ministerio de consumo.

Asimismo, desde Proyecto Libera instan a la ciudadanía a no abandonar las mascarillas en espacios naturales ni urbanos, sino depositarlos en el contenedor gris, el de restos, sin olvidar cortar las gomas que llevan.

“Existe mucho conocimiento del impacto de la basuraleza sobre los entornos marinos, pero es fundamental conocer también los residuos que se abandonan en los entornos terrestres. Este es nuestro objetivo con esta nueva campaña que nos servirá para poner el foco en la prevención y la concienciación”, expuso Sara Güemes, coordinadora del Proyecto Libera de Ecoembes.