Recomendaciones: Préstamos hipotecarios

Si tenéis que contratar un préstamo hipotecario para comprar una vivienda, hace falta que tengáis en cuenta que los gastos para formalizar una hipoteca se desglosan de la manera siguiente:

Gastos principales

Notariales
Gestoría
Registro de la propiedad
Tasación de la vivienda
Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD)
Seguro del inmueble

Otros gastos asociados a servicios de la entidad bancaria que concede el préstamo

Apertura de la hipoteca (por los trámites y gestiones que haga la entidad)
Comisión de cuenta corriente asociado (en caso de que hayáis de abrir una cuenta nueva para hacer los pagos del crédito)
Productos asociados o servicios adicionales (seguro de vida, etc.)
Corred
En cuanto al pago de estos gastos, tenéis que saber que:

Las últimas decisiones del Tribunal Supremo han contribuido a crear una situación de inseguridad sobre quien tiene que asumir cada una de estos gastos hipotecarios.
Las cláusulas genéricas que imputan todos los gastos a la persona consumidora se pueden considerar abusivas.
De acuerdo con el que establece el Código de consumo de Cataluña, tenéis derecho a disponer de una copia del contrato hipotecario 5 días habilidosos antes de la firma para revisarla con detalle.
En el caso de los costes de notaría, se reparten a partes iguales en función de quien solicita la copia de la escritura.
El banco puede ofreceros el servicio de gestoría, pero también podéis optar para elegirlo vosotros. En cualquier caso, estos gastos tienen que ser compartidas entre el banco y la persona que contrata la hipoteca, en función de quien pide cada gestión.
Dado que la parte interesada a inscribir la escritura del préstamo en el registro de la propiedad es la entidad bancaria, tendría que asumir el coste.
En cuanto a los gastos de tasación, son a cargo del consumidor, pero la entidad financiera no puede imponeros el tasador. Podéis elegir un profesional homologado independiente que tase la vivienda.
Con la modificación de la ley, los bancos tienen que asumir el coste del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.
La entidad puede exigiros la contratación de un seguro para garantizar el pago de la deuda –de vida, por ejemplo–.
No estáis obligados a contratar el seguro obligatorio del inmueble con la misma entidad que os concede el crédito.
El banco puede ofreceros, como bonificación, una rebaja del tipo de interés –que hará disminuir la cuota mensual de la hipoteca–, si contratáis productos adicionales como por ejemplo seguros, tarjetas, planes de pensiones…
Siempre podéis negociar con la entidad financiera las diversas comisiones asociadas al préstamo hipotecario.

Antes de firmar la hipoteca, os aconsejamos que consideráis:

Las diversas ofertas del mercado para valorar vuestras necesidades y la posibilidad de hacer frente a los pagos durante un periodo de tiempo largo.
El coste total –intereses, comisiones y gastos– de cada una de las ofertas hipotecarias.
El importe total del préstamo y también las cuotas (una parte de la cuota corresponderá en el capital que vais amortizando y la otra serán intereses).
La moneda en la cual contratáis el préstamo (lo más habitual es hacerlo en euros, pero hay hipotecas multidivisa que permiten hacerlo en una moneda extranjera).
El tipo de interés –fijo, variable o mixto–, es decir, el precio que la entidad os cobrará para prestaros el dinero.
El plazo (tiempo durante el cual, condicionas normales, estaréis pagando las cuotas).

SEGUIMOS TRABAJANDO POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS CONSUMIDORAS

Fuente: ACC-Agencia Catalana del Consumo

Leave a Reply

Your email address will not be published.