Suministro Mínimo Vital: las claves de una ayuda contra la pobreza energética

Las desgracias nunca vienen solas. A la pandemia se une, desde hace meses, la imparable subida del precio de la luz, que ha ido escalando de manera vertiginosa. Todos los consumidores se ven afectados por este alza, pero en especial los más vulnerables. Para paliar los efectos del elevado coste de la luz a estos hogares, además de poner en marcha otras medidas, el Gobierno ha creado el Suministro Mínimo Vital (SMV) con el fin de garantizar la electricidad a quienes no pueden hacer frente al alto precio de la electricidad. En este artículo te explicamos las claves del SMV: qué es, qué requisitos debes cumplir para ser beneficiario y cómo se aplicará.

Qué es el Suministro Mínimo Vital

El coste de la luz va en aumento. El 28 de septiembre alcanzó uno de los precios más altos de su historia: 189,9 euros el megavatio hora. Las subidas sin freno del precio de la electricidad han hecho necesario un plan de choque para paliar los efectos de este alza. Y entre sus medidas principales destaca la creación del Suministro Mínimo Vital.

La iniciativa, a grandes, rasgos, “prohíbe el corte del servicio por impago a los beneficiarios del Bono Social Eléctrico durante seis meses adicionales a los cuatro ya existentes“, tal y como señala en su web el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. El suministro se tendrá que mantener con un mínimo de 3,5 kW de potencia aunque haya impagos; en caso de que tengas contratada una potencia superior y recibas esta ayuda, se te rebajará la potencia.

Para poder hacerlo efectivo, el pasado 14 de septiembre se aprobó un Real Decreto-ley con medidas dirigidas a reducir la factura de la electricidad hasta final de año. Entre ellas está la creación del Suministro Mínimo vital, introduciendo un nuevo artículo, el 45 bis, en la Ley del Sector Eléctrico.

Qué se pide para acceder al SMV

Los beneficiarios del Suministro Mínimo Vital son los del bono social eléctrico, y para acceder al mismo hay algunos requisitos, como apunta la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC):

1. Tener el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor

Tienes que tener contratado el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), una modalidad elegida por casi 11 millones de hogares. Si no lo tienes, debes aceptar la “formalización de un contrato con la comercializadora de referencia acogido a PVPC”.

Solo puede contratar para una potencia igual o inferior a 10 kW. Este punto es importante, pero más aún saber cómo calcular qué potencia de luz necesitas, porque quizás no necesites toda la que tienes contratada.

2. Ser consumidor vulnerable, vulnerable severo o en riesgo de exclusión

Para considerarte consumidor vulnerable, debes cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser pensionista que perciba la cuantía mínima, y sin otros ingresos cuya cuantía anual supere 500 euros.
  • Que tu renta (o la de la unidad familiar a la que perteneces) no supere 1,5 veces el IPREM, si no existe unidad familiar o no hay menores a cargo (2 veces el IPREM si hay circunstancias especiales); 2 veces el IPREM, si hay un menor (2,5 veces el IPREM con circunstancias especiales); o 2,5 veces el IPREM, si hay dos menores (3 veces, si existen circunstancias especiales). Son circunstancias especiales ser víctima de violencia de género, víctima de terrorismo, que un miembro de la familia tenga una discapacidad igual o superior al 33 %, un miembro de la familia con dependencia, y que la unidad familiar esté integrada por solo un progenitor y uno o más menores.
  • Tener el título de familia numerosa.

Para ser consumidor vulnerable severo, debes cumplir estos requisitos:

  • Familia numerosa cuya renta no supere dos veces el IPREM de 14 pagas.
  • Un nivel de renta que sea igual o inferior al 50 % de lo requerido para el caso del consumidor vulnerable.
  • Pensionistas que perciban la pensión mínima y cuya renta sea igual o inferior a una vez el IPREM.

Para ser considerado consumidor en riesgo de exclusión, tienes que cumplir alguno de los requisitos exigidos para la vulnerabilidad severa y, además, ser atendido por los servicios sociales de la administración autonómica o local que financie como mínimo el 50 % del importe de tu factura.

Cómo se pide y cómo se aplica

Los beneficiarios del SMV son los que tienen el bono social eléctrico. Si quieres solicitar el bono social:

  • Debes contactar con alguna de las comercializadoras de referencia.
  • Puedes hacerlo por teléfono, correo electrónico u ordinario, fax o por teléfono.

La encargada de establecer las modificaciones necesarias para que las compañías distribuidoras y comercializadoras puedan adaptar el suministro de un hogar al Suministro Mínimo Vital es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.