Tirando de la cadena de la higiene personal: la naturaleza como retrete; del retrete al entorno. 2019

Bastoncillos para los oídos, toallitas húmedas, preservativos, hilos dentales, lentillas, compresas, tampones… múltiples productos sanitarios o destinados a la higiene personal terminan diariamente abandonados en la naturaleza o en el inodoro. El váter es la puerta de entrada de diversos residuos de pequeño tamaño, de consumo rápido y frecuente que pueden terminar en los entornos marinos y fluviales, suponiendo un alto impacto ecológico y económico. Microplásticos que se acumulan en las agallas y tracto digestivo de diferentes especies de animales marinos amenazando su salud o toallitas húmedas que atascan sistemas de alcantarillado y terminan enredadas en vegetación de ribera o en los fondos de mares y ríos, son solo algunos ejemplos.

Muchos de estos residuos también se abandonan directamente en lugares apartados y recónditos de la naturaleza cuando estos se usan como inodoro, sobre todo en entornos de costa, donde
se realizan actividades ligadas al turismo. En las zonas más visitadas del Mediterráneo, más del 75% de la producción anual de residuos se genera en la temporada de verano y tiene su origen, en gran parte, en actividades recreativas como son el consumo de comida rápida, picnics, deportes, y festivales. Durante estas actividades algunos residuos son depositados directamente en las costas y posteriormente son arrastrados al mar.

En el presente informe desde Libera analizan diversos estudios que muestran datos de la incidencia e impacto de este problema creciente y las soluciones disponibles en la actualidad.