UCE recomienda ser cautos ante el Black Friday

Un 50% más de usuarios comprará este año a través de internet durante el Black Friday.

Puede servir para adelantar compras y ahorrar, pero se corre el riesgo de duplicar el gasto.

El Viernes Negro tiene su origen en Estados Unidos, y el término Black Friday, concretamente en Filadelfia donde se utilizaba para describir el denso tráfico de gente y vehículos que abarrotaba las calles al día siguiente de Acción de Gracias.

En los últimos años, hemos asumido este día en España hasta extenderlo a cualquier tipo de bienes o servicios y, por lo general, con mayor duración que un solo día. Es cierto que puede resultar muy atractivo adelantar las compras navideñas y hacerlo con descuento; pero, si no somos prudentes, corremos el riesgo de duplicar el gasto y comprar mucho más de lo que realmente necesitamos. Lo que sí es cierto es que una gran mayoría de comercios anuncian rebajas para estos días, tanto las tiendas físicas como las virtuales. Como sucede siempre que hay promociones o descuentos importantes, se alberga la sospecha por parte de muchos consumidores sobre si los precios de los productos que van a comprar se han inflado en los días previos, en este caso, al Black Friday, para posteriormente añadirles un descuento que, a la postre, no resulta tan suculento como parece.

Para evidenciar si esta práctica se realiza, hemos comprobado más de 250 precios de distintos grupos de artículos desde mediados del mes de septiembre, y no hemos detectado que se haya aumentado el precio en los días previos al comienzo de las ofertas. Así, hay alguna variación al alza en alguna tienda online sobre el precio tomado en octubre, de en torno al 10-15%. Pero estos productos no aparecen como rebajados, ni entonces, ni ahora, por lo que entendemos que puede ser fruto de las fluctuaciones habituales de los productos tecnológicos. En otros, hay variación en el precio final porque el descuento es menor ahora que en octubre, pero el precio inicial antes de la rebaja, es el mismo, por lo que no podría ser en ningún caso objeto de denuncia. La situación, por tanto, es de total normalidad en este aspecto.

Por otro lado, todo parece indicar que este año va a aumentar por encima del 50% los consumidores que harán sus compras de Black Friday a través de internet. En este sentido, desde la UCE recordamos que el comercio online no es exclusivo de las grandes plataformas de la red, sino que una gran cantidad de pequeños comercios ya están vendiendo en internet, con precios tan competitivos o más que estos gigantes virtuales y con las mismas garantías. Por tanto, animamos a los consumidores a buscar esos establecimientos de proximidad y a comprar en sus tiendas virtuales, pues estaremos encontrando la misma atención personalizada y profesional que en las tiendas tradicionales y contribuiremos a aumentar la riqueza de nuestra tierra.

En cualquier caso, y para evitar que el Black Friday suponga un problema para su bolsillo, desde la Unión de Consumidores de Extremadura le recomendamos:

  1. Antes de dejarte llevar por la locura consumista de esta celebración, haz una lista con todo lo que quieres comprar, tanto si es por internet como en una tienda física. Planificarte y tener claro que es realmente lo que necesitas te ayudará a no adquirir más cosas de la cuenta.
  2. Como en todo tipo de venta promocional (como sucede en rebajas) es obligatorio que, junto al precio rebajado, aparezca el precio original o el porcentaje de la rebaja(o las dos cosas).
  3. Las garantías son las mismas que durante todo el año: recuerda que si compras en un establecimiento habitual (a pie de calle) los comerciantes no están obligados a cambiarte la prenda o devolverte el dinero (si lo hacen es por política comercial), a no ser que el producto esté defectuoso; pero, la garantía sigue siendo de dos años, y ante cualquier defecto, tienen que responder.
  4. En las compras por Internet tienes 14 días para arrepentirte y devolver el producto sin dar explicaciones: tendrán que devolverte todo lo que pagaste. Eso sí, ten en cuenta los gastos de devolución y consulta las condiciones y el plazo que, en muchas ocasiones, se amplía hasta después de Reyes.
  5. Si vas a comprar online, lo mejor es pagar con una tarjeta prepago (en su entidad bancaria puede solicitarla para realizar exclusivamente pagos en internet), una tarjeta de crédito o Paypal. Evita hacer transferencias bancarias si no te fías  plenamente del vendedor.
  6. Para evitar fraudes online, cada vez más frecuentes en fechas señaladas de ofertas, se recomienda poner el foco en la url (dirección web) de la página que se visita, que debe tener el icono de un candado cerrado, nunca abierto. La URL, para indicar que se trata de una dirección segura, debe comenzar con ‘https’, siendo muy importante la ‘S’ final, y debe contener  el nombre del sitio que se visita, ya que el diseño puede imitarse, pero la URL es única.
  7. En el momento de realizar la compra conviene comprobar que la web cuenta el sello de confianza online. También se debe contrastar que la dirección y número de teléfono  disponibles son verídicos. Si no se facilitan, se pone en duda de la existencia de establecimiento.
  8. El Banco de España pide que durante el Black Friday se preste atención si se opta por financiar las compras y reclama que el consumidor no se deje llevar por reclamos de una financiación “sin intereses” porque eso no implica que el coste que se vaya a pagar sea cero. Recuerde que una financiación sin intereses (TIN igual al 0%) no supone que no hay ningún coste, ya que la entidad que concede un crédito para comprar un determinado bien puede cobrar además de intereses, comisiones y otros gastos.